El derramamiento del Espíritu Santo

El derramamiento del Espíritu Santo

Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;

Hechos 2:16-17

Un derramamiento del Espíritu, es una actividad sobrenatural que trae consigo milagros, señales, maravillas, salvación, transformación, profecía, dones del Espíritu Santo y mucho más. Una persona sobre la cual se ha derramado el Espíritu Santo, es empoderada para demostrar el poder de Dios. Si esto es verdad, ¿Por qué no vemos más milagros, sanidades, y salvaciones?

El derramamiento o fluir del poder sobrenatural del Espíritu Santo, está limitado por la religión que no transforma y por la falta de fe. ¿Qué debemos hacer para cambiar esta situación y recibir el derramamiento del Espíritu? Dios nos dice en Su Palabra, “Mi Espíritu derramare sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos” (Isaías 44:3). Esto quiere decir que el Padre ha prometido derramar de Su Espíritu para bendecir, no solo nuestras vidas, sino también la vida de nuestros hijos, eliminando la sequedad, tristeza, enfermedad, desanimo; dándonos a cambio, esperanza para los tiempos difíciles. Aprópiese de este mensaje, pues Dios es quien habla a su corazón.

¿Qué es un derramamiento del Espíritu Santo?

  • Es un avivamiento. No es empezar a hacer servicios todos los días en una iglesia y esperar que Dios se manifieste. Es volver al estado original, revivir algo que estaba muerto. La iglesia nació en medio de un avivamiento, de un poderoso derramar del Espíritu. Esto lo vemos en cada capitulo del libro de los Hechos, con constantes demostraciones de milagros, sanidades, señales, liberaciones, transformaciones y resurrección de muertos. Este es el estado original al que la iglesia de Cristo necesita regresar. Debemos revivir lo que la religión quiso enterrar. Muchos creyentes secos necesitan un nuevo avivamiento espiritual y volver a meterse en las corrientes refrescantes de Dios.
  • Es una visitación. Dios envía Su Espíritu Santo para tocar nuestras vidas y moverse a nuestros corazones y hogares que estaban secos. Una visitación del Espíritu de Dios se debe discernir. Por lo tanto, debemos ser sensibles y reconocer cuando Él quiere moverse.

Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloro sobre ella, diciendo: “Oh, si también tu conocieses, a lo menos en este tu día, ¡lo que es para tu paz! Mas ahora esta encubierto de tus ojos. Por qué vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearan con vallado, y te sitiaran, y por todas partes te estrecharan, y te derribaran a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejaran en tu piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación” (Lucas 19:41-44)

  • Es un despertar espiritual. Esto es un nuevo avivamiento que crea la necesidad, sed y hambre por una mayor comunión con Dios; es la llenura del Espíritu Santo que nos lleva a desear tener mas intimidad con Dios, en oración, alabanza y adoración. Una función de los apóstoles es confrontar a los que están dormidos, conformes, o estancados en la mentalidad de recibir y hacerlos entender que por eso no pueden manifestar el poder de Dios que hay en ellos.

Características de un derramamiento del Espíritu

  1. Espontaneo. Es una naturaleza repentina. El Espíritu decide cuando y cómo moverse. Podemos tener un plan, orar y buscar el derramamiento, pero solo Él escoge el día y la hora para intervenir.
  2. Indescriptible. Es un fluir de milagros, señales, maravillas, salvaciones, profecía, dones del Espíritu y transformación radical que acompañan a la Palabra.
  3. Está mas allá de nuestro contro Algunos tienen miedo al derramamiento del Espíritu porque quieren tener el control. Sin embargo, debemos estar dispuestos a aceptar que Él obre a Su manera, aunque signifiqué que esté fuera de nuestra agenda o control.
  4. Explosivo. Es algo que estalla o se manifiesta violentamente.
arrow